rpg pilates pilates postural trapeciologo
Embarazadas
Tercera edad
PRP para los
dolores, contracturas
y lesiones
Reeducación
para Músicos
Tenis y Golf

 

 

El cuerpo en su eje: reeducación postural

 

Cuando el dolor muscular aflora, es imperioso escucharlo. Distintas técnicas que apuntan a concientizar la conducta corporal ayudan a crear nuevos hábitos que favorecen el bienestar. Aquí, algunas de ellas

 

La visita al gimnasio para mantener los músculos activos o para nadar unos largos no siempre previene los dolores musculares. En realidad, la práctica tan común de compensar el sedentarismo y el estrés con una dosis de deporte puede muchas veces perjudicar a quienes tienen algún problema físico. Para aliviar esos dolores, existe, en cambio, una gran variedad de técnicas útiles que se basan en enseñar de nuevo al cuerpo a moverse y a pararse en forma adecuada. La mayor parte de estos métodos no trabaja sólo sobre la zona afectada: la persona es percibida como un todo en el que se integran aspectos físicos, emocionales y hasta espirituales.

"La postura se construye con el crecimiento, con las actividades que uno realiza y con las actitudes. Tiene que ver con la historia personal de cada uno", explica a la Revista el licenciado Mario Korell, presidente de la Asociación Argentina de Reeducación Postural Global. Sin advertirlo, podemos estar inclinando la cabeza hacia un costado o levantando los hombros para tratar de escapar de las molestias cervicales. Son mecanismos de defensa que el propio cuerpo activa para evitar el dolor y que, con el tiempo, establecen un patrón falso aparentemente más cómodo.

Desengañémonos. A la larga, esta búsqueda de comodidad trae aparejados nuevos problemas, porque el músculo se retrae y provoca que el hueso se desvíe de su posición normal. Un ejemplo: cuando la persona se apoya mucho sobre la parte interior de los pies, esto repercute en la forma en que la espalda se coloca sobre la pelvis.

Según ha explicado el doctor Philippe Souchard, creador de la reeducación postural global (RPG), "si estas posiciones destinadas a evitar el dolor se fijan, nuestra morfología estará definitivamente alterada". En este caso, sólo queda un camino: escuchar el cuerpo y trabajar sobre sus estructuras profundas a partir de pequeños ejercicios localizados, que puede hacer cualquier persona sin necesidad de haber hecho antes ningún tipo de preparación deportiva o gimnástica.

"Cuando las retracciones musculares ya fijaron las deformaciones, no hay más posibilidad de recuperación espontánea de la normalidad. Si queremos corregirlas, aparecen obligatoriamente otras deformaciones: las compensaciones. Esta es una de las razones por las cuales los desvíos posturales deben ser corregidos en forma global. Es el propósito de la RPG", afirma Souchard.

En la RPG se pone al paciente acostado sobre una camilla, donde su columna vertebral deja de sufrir la gravedad, y el kinesiólogo lo guía en pequeños trabajos musculares y de respiración que combinan instantes de puesta en tensión con espacios de relajación. Con varias sesiones se consigue modificar el patrón del cuerpo y el paciente llega a darse cuenta, por ejemplo, de que su cadera ya no se balancea tanto hacia atrás o de que dejaron de dolerle las rodillas.


El dolor, un aviso

También otros tratamientos nacieron para ayudar a comprender y curar las lumbalgias, la escoliosis o el llamado codo de tenista, entre muchas otras dolencias. En reeducación global de cadenas miofasciales, de la doctora Ester Arditti, por ejemplo, se trabaja sobre una camilla y se busca elongar los músculos que acumulan tensión, siempre con la ayuda de la kinesióloga. Se hacen algunos ejercicios de pie, con esferas e incluso sobre un aparato, el Fit-Flex, en el que se realizan pequeños movimientos relacionándolos con el espacio, como se harían en la calle o durante la práctica deportiva. Así, por ejemplo, se estira una pierna en la acción de caminar mientras se presta atención a la respiración y a cómo todo el cuerpo se acomoda a partir de ese movimiento concreto.

Sea cual fuere la técnica elegida, lo importante es comprender que el dolor es un aviso del cuerpo y hay que descubrir sus causas para poder curarlas, como dice la doctora Arditti. "Es una pena que la gente lo apacigüe con pastillas", añade, una opinión muy compartida por otros expertos.

Así como la RPG, otras disciplinas, por caso el Método Pilates o el yoga, son dictadas en multitud de centros en Buenos Aires y se puede acceder sin necesidad de preparación previa. Lo único que hace falta, claro, es voluntad.

 

Pelotas gigantes

Una gran bola de plástico y dejarse caer. Es lo que la esferodinamia requiere para entrenar el cuerpo a aumentar la conciencia de sí mismo en el espacio. "Cuanto más contacto tenga el cuerpo con una superficie, más posibilidad habrá de registro del sistema nervioso sobre las zonas tensas. Y darse cuenta de la tensión es lo que ayuda a corregir la postura", explica Silvia Mamana, docente e investigadora en técnicas y lenguajes corporales.

Los ejercicios se convierten en un juego que beneficia la flexibilización y elongación de los músculos, y gracias al apoyo inestable sobre la pelota los estiramientos tienen un riesgo mínimo de lesionar. "Después de un año de trabajo, mi cuerpo cambió: gané flexibilidad, elongación y estabilidad. Todo el mundo me decía que estaba más delgada, pero no era cierto. Solamente corregí mi postura", explica Magdalena Prado, de 50 años, una de las alumnas del método.

 

Por Gloria Valles

Producción: Lucía Uriburu
Para LA NACION


Equipos y accesorios para la practica de Pilates
Términos y condiciones